USD 20,00

.
.

La riqueza de lectura y atracción de las ciudades radica muchas veces en la cantidad de opciones que la misma ofrece en distintos frentes, lo cual sumado a una herencia sólida de cultura e instituciones, resulta en un universo excepcional e interminable de oferta para los visitantes y locales.

Londres es historia, pero también vanguardia, cuna de movimientos creativos desde la Revolución industrial hasta los punks en los ´80 y la arquitectura refleja gran parte de ese crisol de nacionalidades que alberga, con nuevas formas experimentales edilicias, a estudios de diseñadores industriales, de moda, textiles, tiendas, espacios de movilidad y transporte, culturales y muchos otros.

La necesidad de actualización y atracción de nuevas audiencias hace que los edificios antiguos tengan intervenciones impactantes para posicionarlos como imanes de público y así trascender en distintos escenarios. ¡Y los híbridos resultantes nos encantan!.

Nuestra selección incluye muchos de ellos que incluso se nuclean en nuevos barrios y centralidades donde cada paso es una exclamación y admiración a ciertas acciones a nivel urbano que transforman la experiencia en la ciudad, renovando la oferta permanentemente. 

Desde un ala diseñada por Zaha Hadid  escondida en un museo clásico, una iglesia intervenida para los amantes de la jardinería, unas ruinas con espectáculo de iluminación deslumbrante en un subsuelo de un edificio de Norman Foster, o un área a 16m de altura sobre la nave de Westminster Abbey que ganó un Premio RIBA National Awards 2019, todo es posible,  sugerente y de una factura sofisticada aunque no por ello, menos arriesgada.

Como bonus, una de las obras inciales de Norman Foster en las afueras de la ciudad, expresión inicial del movimiento tardomoderno, destino de culto si los hay, y la casa museo del escultor inglés más importante de la segunda mitad del siglo XX.